¡A Tomar Viento!

Viaje a vela por el Mediterráneo

Categoría: Bricobarco

Hola 2018, adios motor!

Y finalmente llegamos a Cagliari. Después de un par de meses de navegar casi a diario hemos decidido detenernos un poco y descansar durante un mes para tener la oportunidad de hacer algunos pedidos, reparaciones necesarias, y también para tener la oportunidad de conocer un sitio mas a fondo. Ademas se nos venía encima las navidades y fin de año y no nos apetecía pasar estas fechas fondeados, o en cualquier puertecito perdido de la civilización.

El otro gran motivo para parar aquí es que nos hemos quedado sin motor!!!

Leer más

Instalando el calentador de agua

Hasta ahora el único agua caliente que teníamos a bordo era una bolsa negra de 10 litros de las que venden en Decathlon. Se llena de agua dulce, se deja al sol un par de horas y listo! puedes colgarla de una driza y tomar una ducha en la cubierta del barco mientras disfrutas de las vistas.

Esa solución está muy bien en verano, pero ahora estamos en otoño, y si nuestra intención es navegar todo el invierno, la bolsa para el sol ya no es una opción. Así que era hora de instalar el calentador de agua.

Leer más

Viviendo en las alturas

Aprovechando los últimos días en el puerto, hemos subido el barco al varadero para limpiar y pintar el casco por abajo. Esto es algo que hay que hacer todos los años para evitar que los bajos del barco se conviertan en un criadero de mejillones. Aparte de que las algas y moluscos pueden taponar las entradas de agua (como desagües o la refrigeración del motor), el rozamiento que producen con el agua hace que el barco vaya más lento, y viajando a vela tampoco es que vayamos sobrados de velocidad.

Leer más