¡A Tomar Viento!

Viaje a vela por el Mediterráneo

En Corfú

Y ahora sí finalmente tenemos todo el tiempo del mundo para disfrutar de Grecia. Y al coincidir con la llegada de la primavera parece como si al cruzar desde Italia, por arte de magia hubiéramos llegado a un sitio donde no existe el frío, ni las borrascas, los puertos tienen precios razonables y donde todas las playas son azul instagram como extraídas de una revista de viajes. Aunque también hemos tenido algún incidente que nos ha hecho recordar que en el mar siempre hay que estar alerta, incluso con buen tiempo.

Aquí una muestra de lo que os cuento, una de las calitas que hemos encontrado en Kassiopi, antes de partir para Corfú ciudad. Eso sí, lo de bañarnos aun no lo tenemos claro, yo soy bastante friolero, y con meter los pies ya tengo bastante. En verano se volverá a intentar.

Tras unos días fondeados en Kassiopi para descansar del cruce desde Italia, y porque no tenemos prisa especialmente, hemos continuado hasta Corfú ciudad, donde hemos podido volver a la civilización, hacer un poco el turista, abastecernos de algunas cosas, y donde hacer la entrada en el país.

“Hacer la entrada en el país?” se preguntará mas de uno, pues sí. A pesar de estar en Europa, los griegos que son unos cachondos, te hacen pagar una tasa, el DEKPA, si vas a navegar por aguas griegas. El precio son unos 60€, y el procedimiento para tramitarlo, básicamente ni ellos mismos lo tienen muy claro. Hay que ir a la autoridad portuaria, luego a una oficina del tesoro a pagar la tasa, luego volver al puerto con el recibo y ahí te dan el papelito. En nuestro caso, lo hemos intentado, pero como nuestro recibo del seguro no está en griego, no podemos hacerlo aun, así que seguiremos adelante sin el, y lo intentaremos en otro puerto. Ni a nosotros nos apetece mucho pagarlo, ni ellos ponen muchas facilidades para hacerlo. Todo eso sin entrar en la legalidad del asunto, pues pagar una tasa solo por venir de otro país, aun siendo europeo, pues como que no suena muy legal.

Corfú ciudad

Y llegamos a Corfú ciudad. La ciudad antigua es una pasada, y en esta época del año es muy agradable, todo lleno de flores, buena temperatura, .con turistas, pero sin agobiar. Pero bueno, como dicen, una imágen vale mas que mil palabras:

Fortaleza antigua de Corfú, con la marina de Mandraki al frente

El Liston. Los cafés mas caros de Corfú.

Sigo con mis dibujos entre paseo y paseo

Como somos animales sociales, hemos fondeado de nuevo junto al Miss Regina, el Petite Marie, y el Trifon, con quienes hemos compartido ya mas de una cerveza y alguna que otra cena.

Otra cosa que me está gustando mucho en Grecia por el momento, es la facilidad para encontrar fondeos. En todo el tiempo que llevamos aquí, solo hemos pasado una noche en puerto, y porque teníamos que repostar agua. En el puerto de Mandraki, que está en la fortaleza antigua, y que podría decir que es el puerto mas bonito en el que he estado nunca.

También intentamos amarrar en el puerto viejo, en el centro de la ciudad. Aunque al final de la tarde vino la policía a echarnos a todos porque estaba prohibido amarrar allí. Nos tomaron los datos a toda la flotilla, así que no se si tendrán intención de mandarnos una multa (en cualquier caso propietario español, bandera holandesa y sin domicilio fijo. Suerte con eso! xD).

En cuanto a la comida, estamos flipando con los gyros, que viene a ser parecido a un kebab, pero al contrario que los turcos, aquí lo hacen con cerdo, que está mucho mas bueno para mi gusto. También el taziki, que es yogur con pepino y ajo y te lo ponen de aperitivo antes de la comida. Y de postre hemos encontrado un sitio donde ponen unos baklavas enormes y riquísimos, que ya los había probado en Barcelona, pero comparado con los de aquí, no hay color.

BAKLAVAAA

Otro tema, el gas. En Grecia no se lleva mucho las botellas azules de Camping gaz, así que cuando vas a cambiar la botella, te dan otra marca ACME . Esperamos no tener problemas para cambiarlas luego al salir de Grecia. La parte buena, es que de pagar 22 euros por botella, hemos pasado a pagar aquí 9 euros.

Y ahora una de miedo

Y por último os cuento nuestro último susto, que casi acaba con Calma embarrancado. Resulta que llevamos ya varios días todos fondeados en la bahía de Garitsas en Corfú. El sitio está bien protegido del este y el norte, y ademas está muy cerca para ir a la ciudad con el dingy, junto con que hemos tenido días de poco viento, pues nos hemos confiado y hemos cometido un par de errores que han acabado dándonos un buen susto.

Hace un par de días tomamos un bus para ver el oeste de la isla, por lo que por seguridad, decidí engalgar dos anclas en la cadena en lugar de una sola, por si se levantaba algo de viento. Pero sobre todo para irnos mas tranquilos. Y cuando volvimos del viaje todo parecía correcto, sin embargo a la 3 de la mañana me desperó un ruido bastante fuerte que normalmente no hace la ola cuando rompe.  Así que salimos rápido a mirar, y teníamos al Petite Marie a unos 15 metros! uno de los dos estaba garreando, y por el ruido, supuse que era yo. Así que rápidamente le pegamos una voz a Marcos, por precaución, y empezamos a recoger cadena y encender el motor. El primer ancla subió todo enredado en la cadena, y en el tiempo de desengancharla y subir la otra, el viento ya nos estaba llevando a la orilla.

Cuando nos dimos cuenta, el barco ya estaba chocando contra el fondo! Yo ya he había embarrancado anteriormente, pero en un fondo de arena, y en el Atlántico. Allí en el peor de los casos, esperas y la marea sube en algún momento. Pero aquí estábamos tocando roca con la quilla, y no hay marea, así que cuanto mas esperáramos, mas nos iba a empujar el viento hacia la orilla. Otra cosa que me preocupaba es que el timón del Furia 332 está expuesto totalmente, por lo que es mucho mas frágil que la pala del timón de mi antiguo Puma 26, que queda protegida por el codaste. Así que un mal golpe en el timón, y nos quedamos sin gobierno.

Mientras Emilie le daba arrancada al motor, yo solté la botavara y la puse a una banda mientras me colgaba como un mono para intentar escorar el barco (hay que decir que aún estaba en pijama, así que la estampa debió de ser pa verla) Poco a poco y para nuestro alivio, el barco fue saliendo de la zona de bajos y pudimos echar el ancla en una zona con mas fondo y sin inventos de dos anclas. El resto de la noche, intentamos dormir, aunque con el susto, cada vez que una ola chocaba en el casco, nos despertábamos con el corazón encogido pensando que otra vez nos ibamos a las rocas.

La conclusión: nos hemos confiado demasiado. Nuestro primer error fue no poner el GPS. Tal como llegamos al fondeo, y confiados por el bueno tiempo, y porque íbamos en flotilla, echamos el ancla sin consultar la carta. De haberlo hecho habríamos visto que junto a nuestro fondeo teníamos una zona de bajos, que fue donde probablemente golpeamos con la quilla. El segundo fue no poner una alarma de garreo, que es la que dejamos algunas noches para que nos avise si el barco se mueve. De hecho cuando nos despertámos, no sabíamos que estaba pasando, si eramos nosotros o el Marie quien garreaba. Y el tercero fue el experimento del ancla. En mas de seis meses fondeando con un ancla, nunca hemos tenido problemas, y esa noche, a pesar de tener dos nos hemos movido con apenas un poco de viento. Así de momento seguiremos con nuestro sistema de fondeo, o en cualquier caso fondearemos a barbas de gato si se prevee muy mal tiempo, que es un sistema que hemos probado que funciona bien.

Al día siguiente me tiré al agua para ver los daños, y parece ser que no hay nada grave. Algunos golpes en la parte frontal de la quilla han rascado la fibra y dejan ver el metal que hace de lastre, pero nada estructural, y nada que no pueda repararse fácilmente en la próxima varada.

 

Anterior

Y de Sicilia, hasta Grecia

Siguiente

El sur de Corfu y la isla de Paxos

1 Comentario

  1. No a sido nada chicos, estais mas que preparados. Mira que hora es, yo no tengo un buen fondeo hoy… norte en Garitsas. Ajedrez y blogs de amigos jeje

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.