¡A Tomar Viento!

Viaje a vela por el Mediterráneo

Instalando el calentador de agua

Hasta ahora el único agua caliente que teníamos a bordo era una bolsa negra de 10 litros de las que venden en Decathlon. Se llena de agua dulce, se deja al sol un par de horas y listo! puedes colgarla de una driza y tomar una ducha en la cubierta del barco mientras disfrutas de las vistas.

Esa solución está muy bien en verano, pero ahora estamos en otoño, y si nuestra intención es navegar todo el invierno, la bolsa para el sol ya no es una opción. Así que era hora de instalar el calentador de agua.

Los calentadores marinos son bastante sencillos, básicamente es un depósito de agua con una resistencia y un serpentín. Tienen dos formas de calentar el agua, una mediante dicha resistencia a 220 voltios cuando estás conectado a tierra en un puerto (como el que tenéis en casa) , y la otra, que es la que nos interesaba mas: reutilizando el calor del motor del barco.  Lo que hacemos simplemente es desviar el líquido refrigerante que circula dentro del motor para que se de un paseito por dentro del calentador y caliente el agua de la ducha.

Nótese que cuando digo sencillo, no digo barato. En la náutica todo tiene que ser de acero inoxidable 316, unido al impuesto revolucionario de cualquier tienda náutica, el precio puede ser perfectamente el triple de un calentador doméstico. Y es solo el comienzo, en nuestro caso para un motor Solé mini 26 tuvimos que pedir un kit especial (que solo vende la casa oficial) para hacer este desvío de líquido refrigerante.

Estas son las piezas que necesitamos (referencia 13811157 y 13821037.1):

Y aquí está el kit una vez montado en el motor y pintado con la clásica pintura azul de los motores Solé:

Luego hay que conectar estas dos tomas al calentador mediante un tubo especial que tendrá que soportar hasta 100 grados de temperatura. Y así es como queda el calentador con todas las conexiones:

Hemos protegido la salida de agua caliente con una funda térmica para que no se pierda el calor del agua de camino a la ducha. Y también hemos puesto un par de llaves de paso por si algún día falla el calentador o necesitamos quitarlo y no queremos dejar el motor inutilizado.

Para probarlo hemos arrancado el motor y en 15 minutos ya tenemos 20 litros de agua caliente. Preparados para el invierno!

 

 

 

Anterior

Viviendo en las alturas

Siguiente

Tirados en Blanes

2 Comentarios

  1. Manon

    Eh bien, ça en fait des préparatifs ! Vous êtes sacrément polyvalents !

  2. Dani

    Flipo fuerte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.