¡A Tomar Viento!

Viaje a vela por el Mediterráneo

Islas Eolias: la cosa va de volcanes

Hace meses, cuando Emilie y yo planeábamos este viaje, decidimos que queríamos ver algún volcán en nuestro viaje. Yo el único que había visto hasta el momento era el Teide, así que tenía ganas de descubrir como era eso de un volcán activo. De hecho en el instituto, una de mis asignaturas favoritas era geología (sí, así de friki era) así que no podíamos dejar pasar la oportunidad de cruzar el archipiélago volcánico de las islas Eolias, al norte de Sicilia. Como sabreis Eolo era el dios del viento en la cultura griega, y desde luego el nombre les viene al pelo, porque la borrasca que nos hemos comido ha sido de aupa.

Salimos de Cefalú por la mañana con intención de llegar a Alicudi, la mas occidental de las islas. Son apenas unas 35 millas, por lo que en unas 6 horas debíamos estar en la isla. El parte meteorológico daba un poco de ola y viento de través (de costado) de unos 15 nudos, pero no podía estar mas equivocado.

Al salir es cierto que había poco viento, tan poco que hasta me planteaba si sacaría el genaker, pero conforme avanzamos el viento y las olas empezaron a subir y a subir. El punto de mas acojone es cuando ya no veíamos tierra porque sabíamos que dar media vuelta ya no era una opción. Las olas eran de 3 o 4 metros, casi todo el tiempo de través y el viente de unos 25 o 30 nudos. Apenas teníamos fuera un pico de la mayor y otro de la génova y aun así costaba mantener el barco en la buena dirección. La fuerza que había que hacer en el timón para corregir el rumbo cada vez que pasaba una ola era enorme, y eso que tenemos rueda. A cada momento otra ola nos empujaba y nos escoraba pasando los 45 grados fácilmente. La regala metida en el agua era ya lo normal.

Así aguantamos 4 horas, que se me hicieron eternas, de hecho me estaba queriendo ir al baño casi desde que salimos pero era imposible entrar en la cabina con ese tiempo, así que un poco mas y acabo calentando el traje de aguas por dentro! xD

Emilie y yo estamos de acuerdo en que ha sido el momento en el que mas miedo hemos pasado en todo el viaje. Lo único que puedes hacer en una situación así es agarrar el timón, y aguantar. No hay ninguna vía rápida, no puedes cerrar los ojos y esperar que pase, o pedir ayuda, solo puedes aguantar el miedo, el frío y seguir milla tras milla hasta que llegas. Otra cosa que asusta mucho es saber que estás al límite, que no puedes hacer otra cosa que no sea concentrarte en el timón, las olas y agarrarte para no caerte. Si en ese momento falla el enrollador de la vela, o se empieza a soltar un panel solar, o se rompe un grifo de fondo (por ponerte en lo peor) no puedes hacer nada, porque estas desbordado. Así que cruzamos los dedos porque todo aguantara. Y todo aguantó.

A las 15 millas de nuestro destino ya empezamos a ver el volcán de Alicudi a lo lejos y aunque aun nos quedaban unas 3 horas, nos sentimos un poco mas aliviados.

Dejando atras Alicudi, nos regaló esta bonita puesta de sol

Esa noche echamos el ancla frente a Filicudi en un fondeadero bastante mediocre, pero pudimos dormir algunas horas.

Por suerte, después de un par de meses navegando hemos aprendido a poner el barco a son de mar perfectamente (poner a son de mar es ordenar y preparar el barco para navegar) y los paneles solares, el toldo y el dingy están ahora bien sujetos. Así que a pesar de las escoradas, los golpes de mar que sufrimos y el viento, no rompimos nada y el interior estaba bastante ordenado y seco. Aun recuerdo los primeros días del viaje, que parecía que había pasado un tornado dentro del barco, todos los platos por el suelo, el horno abierto, el agua que ha entrado por una ventana mal cerrada…

Al día siguiente, ya con otros ánimos, menos viento y mas sol, llegamos a la isla de Lipari, la principal isla de las Eolias, donde pasamos un par de días en el puerto y pudimos visitar la isla, estirar las piernas y dormir a pierna suelta.

Isla de Lipari

Por último, acabamos nuestra visita con la última isla, y la mas esperada, Vulcano. Que es junto con el Stromboli, el único volcán activo en el archipiélago.

Aquí hemos pasado un par de días fondeados en la playa, frente a una enorme charca de barro maloliente, que en verano parece ser que se llena de turistas que vienen buscando sus propiedades medicinales. Realmente es una cosa rara, pues esta charca está caliente todo el año y la superficie está constantemente burbujeando con los vapores de azufre que emanan desde el fondo. Yo desde luego no me metería ahí ni loco, he leido que el pestazo a huevos podridos te dura en la piel al menos dos días.

Al rico y saludable azufre!

Otra cosa muy loca es que estas salidas de gas también se dan bajo el mar, y un día que bajabamos con el dingy, algo empezó a burbujear a nuestro lado con bastante fuerza. Tuvimos que apartarnos rápido pensando que iba a ser eso un geiser y que iba a empezar a escupir agua hirviendo, pero no, al final solo eran eso, burbujas de gas que salen del fondo del mar, pero nos dieron un buen susto!

Finalmente subimos al volcán para disfrutar de las vistas y para ver de cerca las fumarolas que salen por toda la pared del cráter.

Cráter de Vulcano

Durante dos días sopló un viento del oeste bastante fuerte, por suerte estábamos bien resguardados en una playa que se abre hacia el este. En la siguiente tomada desde la cima del volcán, podeis ver claramente la diferencia de oleaje entre la playa de levante (se ve el barco) y la de poniente:

Fondear a sotavento VS fondear a barlovento. Definición gráfica.

Y desde aquí zarpamos finalmente de vuelta a Sicilia, concretamente a la punta de Milazzo desde donde poco a poco continuaremos hacia el este.

 

Anterior

Palermo y Cefalú

Siguiente

Y de Sicilia, hasta Grecia

2 Comentarios

  1. Danny Escobar

    Hola Chema, gracias por compartir otra de tus experiencias, veo que van aprendiendo, y que el barco no se desarma cuando navegan por mares un poco movidos. Me pregunto si antes de partir miras uno o mas pronósticos del tiempo.
    nosotros usamos predictwind offshore- gratis , windyty-gratis y los pronosticos locales.
    Y hemos aprendido que siempre es entre 5 y 10 nudos mas de lo pronosticado.
    Buenos vientos, mucha suerte, y sigue compartiendo.

    • Danny, en España mirabamos la web de AEMET, aunque ahora que estamos fuera casi siempre Windy. Lo de añadirle 5 o 10 nudos a la predicción es algo que hemos aprendido por la camino dificil xD
      Echaremos un vistazo a las otras webs que comentas. Gracias y un saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.