¡A Tomar Viento!

Viaje a vela por el Mediterráneo

Niza

Finalmente llegamos a Niza, capital de la Riviera francesa, que será nuestra ultima parada en un puerto francés antes de entrar en Italia, y una de las ciudades que mas nos ha gustado por el momento. Aunque antes hemos tenido un par de días de bricolaje, otro día que tuvimos que navegar con 35 nudos de viento.

Nuestra parada tras las islas fue la bahía de Cannes. Leyendo la guía, vimos que Cannes como ciudad no tenía mucho interés, a parte del casino y un par de cosas turísticas y a menos que seas un apasionado del cine no nos merecía la pena, así que decidimos parar en el puertecito de La Rague. Ha resultado ser un sitio muy agradable, aunque la mejor sorpresa fue llegar y encontrar un gran paquete en la recepción del puerto donde ponía “Para la tripulación del Calma” (en francés claro).

Como os conté, tenemos unos paneles solares sobre el toldo para darnos electricidad mientras estamos fondeados (básicamente todo lo gasta la nevera, que funciona 24 horas). En verano no hay problema, pero conforme se acerca el invierno tenemos menos horas de sol, y este cada vez es mas bajo por lo que a menudo hay que encender el motor para cargar baterías. Así que decidimos montar un tercer panel solar para compensar.

300W de paneles solares. Aun falta por ordenar los cables.

La instalación ha sido muy sencilla, pues solo había que conectarlo al circuito y listo. Lo mas complicado ha sido hacer el pedido, hablar con el puerto, con la tienda, con el servicio de entrega y coordinarlo todo para que esté en el puerto antes de nuestra llegada, y todo en francés. Imaginad que se hubiera perdido o retrasado el paquete… hubieramos tenido que esperar en un puerto, o pedir que lo reenvien, o cancelarlo, vamos un caos! Pues felices con nuestro nuevo panel solar decidimos salir y poner rumbo al este aprovechando que el viento soplaba fuerte desde el oeste.

El parte meteorológico daba vientos de 35 nudos, es decir, bastante fuerte. Sin embargo tendríamos el viento de popa, y al movernos dentro de la bahía la ola no sería muy alta porque no tiene recorrido para crecer. Cuando se habla del viento en la nautica, se habla de viento aparente y viento real. El aparente es el que se siente en el barco. Por ejemplo si tenemos un viento de 30 nudos en la popa pero el barco se mueve a 7 nudos, la sensación es de 23 nudos. Sin embargo si vas contra el viento ciñendo, esos 30 nudos te golpean en la cara y, pasan a sentirse como 37.

Bueno al final ni viento de popa ni leches! 35 nudos eran demasiados, apenas llevabamos un trocito de vela fuera y ya íbamos volando, pero era muy incómodo, el barco se descontrolaba con cada ola por la popa, el agua salpicaba por todas partes y los paneles solares parecía que iban a salir volando, así que después de una hora y media decidimos resguardarnos a sotavento de una playa y echar el ancla. Si estuvieramos en medio del mar en una tormenta, no quedaría mas remedio que seguir, pero pudiendo elegir, para que sufrir y romper cosas?

Al día siguiente, ya sí, llegamos a Niza. En la guía Imray la mencionan como “la reina de la costa” y el resort turístico con mas clase del Mediterráneo por lo que ya nos temíamos lo peor. Sobre todo despues de tantas millas viendo bloques enormes de apartamentos turísticos y hoteles estropeando la costa. Como muestra un botón, a solo unas millas de Niza:

Señoras y señores, con ustedes, el horror: La Marina Baie des Anges

Pero no. Tengo que decir que Niza es impresionante. Tampoco es una de esas ciudades escondidas detrás de un puerto comercial feo y sucio. Ya desde el mar se ve bonito, con sus cerros llenos de jardines, y todo lleno de casas con tonos pastel, típicas de la Provenza. Al entrar por la bocana llegas directamente al puerto viejo, que está en pleno centro. Me gusta también que una parte del puerto está reservada a las barquitas de pescadores locales, que ademas decoran con muchos colores, haciendo que el puerto entero parezca una postal. Así que tras llegar al puerto y amarrar nos quedamos un rato con la boca abierta disfrutando de las vistas y tomando el sol.

Puerto viejo. El Calma está por ahí detrás.

 

Hemos pasado un par de días aquí y nos han parecido poco. De hecho Emilie y yo estamos de acuerdo en que  nos hubiera gustado quedarnos un mes entero para disfrutarla! sin embargo tenemos unos amigos con los que encontrarnos en Génova por lo que tendrá que ser en otro momento. Pero pasa a nuestra lista de ciudades favoritas así que quizá volvamos algún día.

Anterior

Las islas prohibidas

Siguiente

Génova

3 Comentarios

  1. Hola Chema y Emilie, lo primero es daros la enhorabuena por la decisión y por el blog.
    He visto en la carta que en La Rague hay tres puertos, y tengo curiosidad por cual es vuestro método de selección. Aunque en este caso, supongo que el tema de a recepción del panel solar ha influido bastante.
    Nosotros estamos en proceso de seguir vuestros pasos, pero aun estamos construyendo los interiores. Y los planes que perseguimos es un tiempo en el Mediterráneo y luego ya veremos…
    Por eso sigo con atención vuestro blog y los otros dos o tres que andáis ya navegando, para apuntar con buena nota o no, los sitios que merecen la pena. Particularmente, agradecería un poco más de literatura sobre estas decisiones.
    Un saludo y buenos vientos
    Agustín

    • Chema

      Hola Agustín, gracias por pasarte. A la hora de decidir el puerto casi siempre consultamos la guía Imray, en ella aparece una banda de precios estimada. No especifica directamente el precio, pero sirve para hacerse una idea de si estamos hablando de un puerto con precios normales, o una marina para millonarios.
      En nuestro caso fuimos al Port de la Rague, que para un barco de 10 metros y en temporada baja, apenas eran 13 euros al día. Por otro lado el sitio era muy bonito, un poco lejos del centro, pero no era problema para nosotros, y el personal muy agradable.
      La verdad que el tema de los puertos es una lotería, lo mismo pagamos 12 euros en un sitio fantástico y céntrico, que 30 en un puerto feo en las afueras y con instalaciones de pena. Intentaré comentar un poco mas estos temas en futuras entradas.
      Me he pasado por tu blog y veo que estas trabajando duro! el camino es largo pero al final merece la pena. Un saludo y ánimo.

  2. nadia

    Muchas gracias por las lecciones de vela, aprendi mucho

Deja un comentario