¡A Tomar Viento!

Viaje a vela por el Mediterráneo

Palermo y Cefalú

Nuestra siguiente ha sido Palermo, la capital de Sicilia, dónde hemos pasado casi una semana. A pesar de que no había escuchado buenas criticas, tengo que decir que a mí me ha gustado mucho. Es verdad que es una ciudad un poco sucia y caótica, pero parece qua es la tónica general en Sicilia.

La llegada a Palermo es bastante fea, hay que pasar el puerto comercial, el industrial, grúas y más grúas y al final llegas al centro donde hay varias marinas y clubs que se reparten la pequeña la dársena. Nosotros fuimos a la Marina de los fratelli Galizzi, que a pesar del buen trato, nos ha parecido bastante cara. 30 euros por noche en invierno para un barco como Calma me parece excesivo. Además de ser muy ruidosa día y noche. Durante la semana con las grúas arriba y abajo y los fines de semana con el chunta-chunta de la discoteca que hay al lado.

La ciudad como he dicho es muy caótica, con suciedad, ruinas y restos de murallas y antiguas torres por todas partes. Me ha encantado pasear por sus calles y descubrir estas reliquias en cada esquina. Aquí se nota ya bastante la influencia africana, según hemos leido, Sicilia estuvo conquistada por los árabes en la antigüedad.

Catedral de Palermo

Vistas desde el tejado de la catedral

Y mi rincón favorito: Santa Maria del Almiraglio.

Un poco de dibujo mientras descansamos las patas

Por cierto, me recomendaba algun amigo que probara el canolo, que es un dulce típico siciliano. Es un rollo hueco de masa frita que luego se rellena con una crema de queso y lo decoran con chocolate y azucar. Está bueno pero es super empalagoso! Entre Emilie y yo no fuimos capaces de acabarnos uno. Por suerte luego descubrí que también hay versiones pequeñas para gente con un estómago normal.

Muerte por colesterol

Cefalú con la roca al fondo.

Despues de Palermo decidimos alejarnos del ajetreo de la ciudad y del puerto y nos fuimos a fondear unos días a una cala junto al pueblo de Cefalú. Que según mi guía es uno de los mas pintorescos y turísticos de la costa Siciliana. Realmente el pueblo es de postal, y hemos tenido unos días que parecen de verano.

Aunque mejor aún que el pueblo ha sido el fondeo que hemos encontrado al otro lado de la roca, resguardado parcialmente por el rompeolas del puerto de pescadores y rodeado de rocas, con unas cuantas calitas que no tienen acceso por tierra, las cuales hemos aprovechado para explorar con la auxiliar.

Vistas de la Roca de Cefalú desde el fondeo

Solo una crítica: el segundo día aprovechando el calor salimos a pasear con la intención de subir a la montaña para hacer un poco de ejercicio y disfrutar de las vistas, y al llegar al comienzo del camino, nos encontramos con una caseta y individuo que nos dice que la entrada al parque arqueológico de la roca son 4 euros por persona. Y que es el parque arqueológico? pues toda la puñetera montaña. Vamos que nos querían cobrar por subir a una montaña.  Que vale, una cosa es cobrar entrada por visitar unas ruinas, y otra apropiarse de una montaña entera y querer cobrarte por subir… Básicamente nos reímos en su cara y nos fuimos a pasear a otra parte. Solo espero que sean muchos los que se rían en su cara, y que con el tiempo alguien se de cuenta de que sale mas caro pagarle el sueldo a este personaje que los beneficios que deja la gente.

Por cierto, que la sonda de profundidad del barco ha muerto, así que mientras encargamos otra, tenemos que usar el método manual, que no es otro que un cordel con una plomada (o escandallo si usamos el término náutico) y un nudo a cada metro. Así que cada vez que llegamos a un fondeo pues tengo que estar con el artilugio para arriba y para abajo hasta que encontramos una profundidad adecuada para echar el ancla. Lo de hacer nudos ha resultado muy práctico, porque a veces llegamos de noche a los fondeos y puedo contar los nudos aunque no tenga nada de luz.

Y desde aquí nos vamos al archipiélago volcánico de las islas Eolie. Desde donde os escribo ahora mismo, y que os contaré mas adelante, porque aún estamos recuperándonos de la travesía, que de nuevo ha sido movidita.

Anterior

Llegamos a Sicilia ¡Que paliza!

Siguiente

Islas Eolias: la cosa va de volcanes

2 Comentarios

  1. Danny Escobar

    Hola Chema, quiero agradecerte el que te tomes el tiempo para compartir tus experiencias por esos lugares increibles. Me has hecho reir en mas de una ocasion pues Yo he estado varias veces en tu misma situacion. Y entiendo perfectamente ese sentimiento.
    Me ha interesado mucho tu blog pues ese mismo derrotero pensamos hacer el año que viene, Si Dios quiere.
    Nuestro barco esta en Galicia ahora, y volaremos a su encuentro en 3 semanas, de alli navegaremos al Sur, iremos a Marruecos y luego a recorrer Baleares y la costa de España, y mientras tanto ver donde dejaremos el barco en Septiembre.
    Cruzamos el atlántico el año pasado desde Florida.
    Saludos a ti y a Emili. Suerte y Buenos Vientos.
    Danny
    “Grand Cru 2”

    • Buenas Danny, tu plan suena estupendo!
      Respecto a dejar el barco en septiembre, te recomiendo que mires las marinas en Valencia, cuando estuve allí recuerdo que había alguna con muy buen precio, pues con la llegada de la crisis se quedaron muy vacías y no creo que ahora haya cambiado mucho la cosa.
      Mucha suerte también en tu viaje y no dudes en compartir tus travesías con nosotros. Saludos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.