Hasta ahora el único agua caliente que teníamos a bordo era una bolsa negra de 10 litros de las que venden en Decathlon. Se llena de agua dulce, se deja al sol un par de horas y listo! puedes colgarla de una driza y tomar una ducha en la cubierta del barco mientras disfrutas de las vistas.

Esa solución está muy bien en verano, pero ahora estamos en otoño, y si nuestra intención es navegar todo el invierno, la bolsa para el sol ya no es una opción. Así que era hora de instalar el calentador de agua.

Leer más