¡A Tomar Viento!

Viaje a vela por el Mediterráneo

Visita exprés a Atenas y llegada a las Cíclades

Hemos llegado a las Cíclades por fin! nuestro ansiado destino desde que salimos de Barcelona. Aunque estos últimos días nos está golpeando fuerte el Meltemi, el viento local que viene del norte, y nos ha hecho pasar mas de una y de dos noches de perros. La previsión dice que de momento se queda una semana, pero puede ser incluso mas. 

Atenas

Pasamos por Atenas, aunque fue solamente por cumplir y porque nos pillaba de camino, pues al final solo hemos pasado una noche aquí. Despues de tanta isla tanta calita y tanto relax, la verdad que meternos en una ciudad de 3 millones de habitantes, se nos hacía un poco cuesta arriba, pero bueno, allá que fuimos.

La primera decepción fue la marina del Pireo (Marina de Zea), que ademas de ser bastante cara, te dan los servicios con cuentagotas y te echan exactamente a las 2 de la tarde, como si fuera un hotel.. Parece ser la tónica general, cuanto mas caro y pijo es el puerto, menos te dan. Luego, vas a cualquier marina perdida, y resulta que pagando la tercera parte, tienes todo el agua y la electricidad que quieras, ademas de que los marineros te tratan que da gusto. Así que pagamos 40 € la noche, y decidimos que ni agua, ni electricidad, ni duchas, ni leches. No nos van a sacar ni un euro mas. Nos vamos a ver la Acrópolis, que es a lo que veníamos y salimos pitando al día siguiente, que nosotros lo que queremos es ver islas!

Echamos la tarde en la Acrópolis, que supongo que ya conocereis, así que no me voy a entretener mucho en daros detalles. También porque no nos hemos enterado de mucho! Cada vez que vamos a unas ruinas de estas y empezamos a la leer los carteles con que si el siglo tal, que si la diosa cual, se me empiezan a cerrar los ojos y no me entero de nada.

El Partenon en obras.

Para mi gusto la parte mas interesante de estas ruinas es la parte de la historia moderna: como han sobrevivido a las guerras, los robos, el expolio por parte de los ingleses, la explosión de Partenón, y todo el proceso de reconstrucción que llevan haciendo desde hace casi un siglo, juntando piedrecitas y montándolas como si fuera un puzle.

Al día siguiente, terminamos nuestros recados: Emilie hace la compra de la semana y yo me pego la mañana recorriendo un polígono industrial hasta que doy con los filtros que necesito para el motor, y con un nuevo regulador solar MPPT que se supone que nos dará mas potencia que el actual.

Así que soltamos amarras y salimos pitando del barullo para llegar a nuestras ansiadas islas.

Kea

La primera isla que nos encontramos al salir de Atenas es Kea. El contraste con las islas del Jónico es evidente. Hemos pasado de ver islas verdes exhuberantes de vegetación a estas otras que es como un secarral sevillano en agosto. Y eso que aun ni estamos en verano! Eso sí, el conjunto es muy bonito, resulta que toda la isla está formada por piedras de color verdoso, y eso mezclado con el anaranjado de la vegetación seca, hace que parezca un escenario de otro mundo.

 

Damos un paseo hasta el faro de Kea y nos quedamos asombrados con colores y olores que no conocíamos hasta ahora. Y también con el tamaño de las arañas! son enormes!

Pasamos varios días en la bahía de Korissia, que está muy bien protegida. Junto a nuestro fondeo hay un muelle lleno de tabernas donde puedes amarrarte y tienes agua y electricidad disponible. Así que durante el día vemos el desfile de barcos que van y vienen para pasar la noche. Nos hemos dado cuenta que cuando vas a amarrar, a menudo el dueño de la taberna o algún camarero incluso, se acercan y te echen una mano para atar los cabos. Una especie de simbiosis, de yo te ayudo a amarrar y luego tu si eso, pásate por aquí a tomar algo. Y no quiero decir nada, pero he visto a camareros mas eficientes y serviciales amarrando barcos, que a muchos marineros profesionales de alguna que otra marina.

Andros

Llegamos a Andros por la noche y fondeamos en la bahía de Batsi. Salimos a conocer el pueblo y a cenar. Es un sitio algo turístico, pero bonito, y sin estar pervertido en exceso. Muy agradable.

A la mañana siguiente nos levantamos con un viento muy fuerte desde tierra que aunque no es demasiado desagradable dentro del barco, nos impirde llegar remando hasta la orilla (uno de los problemas de no tener motor) en nuestro dingy. Así que decidimos levantar el ancla y probar suerte fondeando en una playa a sotavento de las montañas unas 5 millas mas al sur de Batsi.

Resulta ser todo un acierto. El lugar es muy bonito, el agua turquesa, y ni rastro del viento del que estabamos escapando.

Playa de Paleopolis

Aprovechamos para visitar los alrededores de nuestro pequeño paraíso particular. Hay una ruta que transcurre entre los restos de un antiguo poblado, así que nos ponemos los zapatos de caminar y echamos la tarde entre árboles, piedras, arroyos y una visita al pueblo para un frapé que no puede faltar.

Restos del antiguo poblado en Paleopolis

Emilie sentada sobre el patrimonio historico

Al día siguiente máscaras y aletas de buceo, y un chapuzón para ver los restos del antiguo puerto, ahora sumergido apenas a un par de metros bajo el nivel del mar. En días como estos es cuando sentimos que merece la pena la paliza de viaje que nos estamos pegando.

 

El Meltemi aparece

Pero esta paz no podía durar para siempre, y que la noche nos ha despertado un viento salvaje que no conocíamos, pero del que habíamos oido hablar, el Meltemi. Este viento, con muy mala fama en Grecia, es especialmente violento y sopla sobre todo en Julio y Agosto. Aunque al parecer este año se ha adelantado.

Un día cualquiera en Grecia

He pegado un salto y salido asustado a ver que pasaba y veo que viene de la montaña. Es decir, que la montaña en lugar de detener el viento, lo canaliza y sale catapultado por la playa y nos lo comemos de frente. Por un lado me siento tranquilizado, siempre es mejor que el viente te empuje al mar, a que te empuje contra la playa. En el barco la sensación es de mas de 30 nudos de viento, con un ruido ensordecedor y de una fuerza que no habíamos visto nunca y a ratos tengo miedo de que el bimini se destroce, o que algun panel solar salga de nuevo volando. Pero no, todo aguanta (todo menos el capitán). Me he pasado la noche en duermevela, controlando la alarma de garreo, el bimini y cualquier sonido raro que escuchaba.

Y así hemos tenido que aguantar sin poder movernos de la playa, ya que cuando el viento sopla con esa fuerza, no es fácil levantar el ancla a mano, y en caso de poder soltarla, el panorama en mar abierto tampoco es muy apetecible.

Travesía movidita hasta isla de Tinos

Hoy por la tarde, después de dos días de aguantar este viento traicionero, parece que ha bajado un poco, por lo que aprovechamos para salir y buscar refugio mas al sur en un lugar mas protegido. No se si lo encontraremos, porque según veo en la guía Imray, en casi todos los fondeaderos de la costa de sotavento se cuela el viento cuando sopla fuerte, tal y como hemos podido sufrir en nuestras carnes.

Salimos de Paleopolis con el motor porque no soplaba nada de viento, si acaso un poco de proa. Se nos estaba haciendo bastante aburrido, hasta que llegando al canal que separa la isla de Andros y la de Tinos, veo con los prismáticos que olas blancas en nuestra proa: se nos acabó la calma.

En cuestión de minutos, y con solo pasar de una isla a otra, pasamos de la calma chicha a un viento de través de unos 35 nudos o mas o yo que se, no me funciona el anemómetro, así que no puedo daros el dato exacto. Pero si os puedo decir que es la primera vez que meto la regala en el agua yendo a palo seco.  Lo mas sorprendente de todo es que a sotavento de la isla, con la costa a unos 500 metros, la ola ya alcanzaba el metro de altura.

El panorama es desolador. No hay escapatoria del Meltemi, ni a barlovento de tierra, ni a sotavento, ni nada. Continuamos tres horas y media mas de escoradas, rociones y esquivar cruceros, y llegamos por fin agotados, empapados y con frío (ni nos ha dado tiempo a ponernos los trajes de agua que usábamos en invierno) al puerto de Tinos, donde sigue soplando el viento, aunque con un poco de menos fuerza al estar frenado por los edificios del pueblo. Unos marineros nos hacen señas y nos ayudan a amarrar. En esos momentos y después de nuestra travesía, bien dan ganas de saltar a tierra y darles un abrazo! Nos pegamos una merecida ducha y corremos al pueblo a comer una rica cena caliente para celebrar que esta noche dormiremos sin sorpresas.

Y por el momento seguimos en Tinos. Aun no hemos visto mucho, pero el sitio promete, y parece que el viento seguirá un par de días mas, así que esperaremos.

Nuestra travesía, inmortalizada magistralmente en paint.

Anterior

Golfo y canal de Corinto

Siguiente

Atrapados en Tinos

4 Comentarios

  1. xoan rios

    me alegro por vuestra aventura,ya veo que estais cerca de mikonos,la verdad es que es bonita,pero es mas bonita santorini,espero un dia poder emularos,yo hace un año compre un velero en holanda,sin tener puta idea lo baje hasta galicia,el problema es que quede pelado de pasta jajajajajaja pero bueno por lo menos ahora voy conociendo a mi hippie,si en el foro la taberna del puerto,soy hippie,si necesitais algo de informacion que no podais obtener avisame,un abrazo y saludos

    • Gracias Xoan! leí la historia del Hippie cuando fuiste a comprarlo y todo aquel follón que tuvisteis Martin y tu para dejar el motor listo. Menuda aventura! pues bueno ya tienes lo mas importante, que es el barco, y si no hay dinero pues a comer arroz y pasta como hacemos los pobres jajaja. Y cuando lo tengas dominado, pues sueltas amarras y tira para Grecia, que aquí se vive bien. Un abrazo

  2. Es la primera vez que entro en tu blog, que no conocía.
    Afortunadamente parece que el Meltemi nos dejará tranquilos unos dias. Nosotros, de vuelta desde Rhodas hemos abandonado la idea de volver por Creta. La vía de las Cicladas permite saltos mas pequeños. Buena travesía y hasta la vista

    • Hola Alberto, yo te sigo desde unas semanas por recomendación de Marcos. Nos llevas una semano o dos de ventaja, así que nos has venido muy bien la información fresquita que vas dejando en tu blog. Ahora mismo acabamos de salir del puerto de Naxos. La vuelta por Creta también la hemos descartado nosotros. Disfrutad del Dodecaneso!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.