Reconozco que vivir a bordo de un barco no es algo muy común, y el poco conocimiento que tiene la gente sobre el mundo de la nautica hace que a menudo me encuentre con las preguntas mas disparatadas acerca de mi estilo de vida. Así para saciar vuestra curiosidad voy a intentar responder aquí a unas cuantas de las preguntas mas frecuentes que suelen hacerme:

Pero… y cuando tienes que ir al baño, como haces?

No falla, esta pregunta está siempre en el top ten. Imagino que me ven como al capitán Jack Sparrow meando directamente por la borda mientras hago equilibrios para no caerme al agua. Pero no, cuando tengo que ir al baño… pues voy. Cualquier puerto tiene las instalaciones necesarias, con sus duchas, aseos y demás.

Ya, pero y cuando no estás en el puerto?

Todos los barcos van equipado con un váter, y dependiendo de la bandera del barco, algunos llevan un tanque de aguas negras, que puede vaciarse en alta mar, o mediante una especie de aspiradora gigante que tienen en los puertos. Los que no tienen el tanque pues directamente vacian el váter en el agua, por lo que solo hay que tener cuidado de no tomar un baño junto al barco mientras alguien tira de la cadena.

Y puedes ducharte?

En el caso de estar amarrado en un puerto puedes perfectamente usar sus duchas. Si no lo estás, algunos barcos, como el Calma, tienen una pequeña ducha en el baño. Recientemente hemos instalado un pequeño calentador de agua que funciona con el calor del motor, así que también podremos tomar duchas de agua caliente en invierno.

Como lavas la ropa?

La mayoría de los puertos también tienen servicio de lavandería de monedas, pero si el tiempo es bueno o estás lejos de la civilización, siempre puedes lavar la ropa a mano y tenderla en la cubierta. Te ahorras el suavizante con perfume de  “frescor de brisa marina”.

Teneis electricidad?

Sí, en el puerto podemos usar 220v conectando un cable al pantalán. Durante las travesías el barco tiene su propia instalación de 12v con baterías, que a través de un inversor puede usarse para recargar portatiles, teléfonos y usar algún pequeño electrodoméstico.

Estas baterías se cargan con el funcionamiento del motor diesel, igual que en un coche, aunque este verano hemos instalado un par de paneles solares para tener autonomía y no tener que arrancar el motor sólo para cargar baterías. Algo muy útil estás fondeado en una tranquila calita y no quieres escuchar el ruido del motor ni molestar a los vecinos.

Y no os dan miedo las tormentas?

Pues sí, mucho, por eso las evitamos. Con el servicio meteorológico de hoy en día es bastante fácil anticipar cuando va a hacer mal tiempo y resguardarse en un puerto o una playa que quede protegida del viento y las olas. El Mediterráneo está lleno de puertos, por lo que no es necesario enfrentarse al mal tiempo si uno ha hecho sus deberes y ha consultado el parte.

Y puedes parar en cualquier puerto?

Pues prácticamente en todos, salvo que esté muy lleno, como por ejemplo agosto en Mallorca, o salvo que sea muy caro, como por ejemplo, agosto en Mallorca.

Lo mejor es llamar el día antes para reservar, o incluso el mismo día para asegurarse. Pero si no estás en temporada alta, es tan fácil como dirigirte a la bocana del puerto y llamar por radio para pedir un amarre y esperar que venga un marinero a ayudarte.

Hay que pagar el puerto?

Sí, casi siempre. De hecho ese es su negocio. Te dan resguardo, baños, duchas y otros servicios a cambio de una tarifa que depende de la eslora del barco. A mas metros, mas pagas.
He escuchado casos de puertos donde no pagas, pero suelen ser puertos de pescadores. En las marinas deportivas que conocemos todos se paga.

Es muy caro?

Pues depende, de la eslora, del puerto y de la temporada. Por ejemplo un barco de 10 metros como el Calma, puede pagar 100€ por noche en una lujosa marina deportiva de Ibiza en temporada alta, o 12€ por noche en un puerto menos glamuroso durante la temporada baja.

Y podeis quedaros en cualquier playa que veais?

Sí, siempre que no esté expresamente prohibido y no pases de las boyas amarillas que delimitan la zona de bañistas. Aunque en la práctica algunas son mejores, dependiendo de lo protegidas que estén de las olas, del viento y de la calidad del fondo, ya que el ancla no agarra bien sobre un fondo de rocas o de algas, así que no vale cualquier sitio.

Y vais pescando o cómo haceis con la comida?

Supongo que la gente se imagina que vivimos en el mar sin pisar tierra, pero la verdad es que durante las últimas vacaciones, el tiempo máximo sin ir a puerto (que no a tierra) fueron 5 días, así que no tenemos problemas en llenar las despensas en cualquier supermercado cada vez que podemos. Por cierto, no sabemos pescar!

Podeis cocinar a bordo?

Claro, el barco tiene una cocina de gas, y un horno. También podemos llevar alimentos frescos en la nevera. De hecho el verano pasado no faltaron los gazpachos fresquitos, los crepes para el desayuno, y hasta una fondue de chocolate!

 

En resumen, vivir en un barco no es muy diferente de vivir en una caravana. Con la diferencia que siempre tienes que tener un ojo en el parte meteorológico, y hay que planificar la ruta ya que no puedes parar donde te de la gana. Bueno espero que con esto haya resuelto la mayoría de las dudas, pero si aún teneis algunas, preguntad y seguiremos ampliando esta página.